Los biopromotores han sido diseñados y desarrollados para aumentar la productividad de la tierra.

La larga experiencia en este campo ha permitido desarrollar técnicas de fácil aplicación para la regeneración de suelos y fertilización foliar (aplicaciones a la tierra y a las hojas) para lograr mejoras en las plantas con beneficios económicos, al ahorrar en químicos y coadyuvantes.

Campos de uso

  • Viticultura
  • Frutícolas
  • Sector hortícola y ornamental
  • Sector del cereal e industrial
  • Céspedes y campos recreativos

 

  • Aumento de la productividad: Mejoran las características organolépticas, el contenido en minerales y nutrientes, la uniformidad de tamaño, la tasa de azúcar, la coloración, el aroma, Mejor germinación y enraizamiento en las primeras etapas de desarrollo, así como un mayor desarrollo y eficiencia de las raíces.
  • Mayor resistencia de los cultivos: Mayor resistencia a las adversidades y aumento de la productividad. Al estrés hídrico y a las condiciones climáticas
  • Sustentabilidad ambiental: Regeneración de los suelos excesivamente explotados y posibilidad de tratamiento de las aguas de riego.
  • Agricultura ecocompatible: Optimización de la fertilización nitrogenada (épocas, dosis) con reducción del impacto ambiental.
  • Conveniencia: Mejor asimilación de los nutrientes con la posibilidad de reducir el coste de los fertilizantes.