Los biopromotores se diferencian de los probioticos, tienen por objetivo mantener  y mejorar la calidad de agua en los sistemas de cultivo.
Al conservar la calidad del agua, se mejoran el bienestar de los organismos producidos, así como incrementar los beneficios económicos.